jueves, 30 de marzo de 2017

ESOS JINGLES QUE AÚN ME SÉ DE CARRERILLA

ESOS JINGLES QUE AÚN ME SÉ DE CARRERILLA...
Fil per randa, hilo por encaje, se dice en catalán. La expresión inglesa equivalente es by heart, y no puede ser más apropiado para esas canciones cuyas letras y melodías se te clavan en el corazón durante años... al fin y al cabo decimos re-COR-dar, ¿o no?
Postdata. Las partes en prosa de los anuncios van en cursiva para diferenciarlas de la letra.


EL PLÁTANO ES SENSACIONAL:
CUANDO BALOO ANUNCIABA PLÁTANO DE CANARIAS

El plátano es sensacional,
tan sano y fácil de pelar,
y olvídate de la preocupación...

Seamos sinceros, sólo me acuerdo de esos tres versos. NO me sé esta canción de carrerilla, a diferencia de las demás que voy a presentaros. Pero sí se me han quedado grabados estos versos cantados por el oso Baloo. Por alguna razón será...
Aprovechando el éxito y la popularidad de la versión animada original del clásico Libro de la Selva, Plátano de Canarias realizó lo que sería el primer filk con el que me crucé en mi vida (aunque entonces, la pequeña Sandrita de coletas a lo Baby Spice desconocía casi todos los términos del mundillo fandom... pero, ¿ya que fue una campaña publicitaria y se pidieron los correspondientes derechos de autor, se consideraría oficialmente un filk?): reescribir la letra de Lo Más Vital e invitar al actor de doblaje del alegre oso pardo a retomar el rol en una escena del famoso número musical (¡en que Baloo obviamente cosecha bananas tropicales del sudeste asiático, NO plátanos canarios!) redoblada con la nueva letra.
El resultado: que Baloo nos espoleó a los niños de los noventa a llevar siempre a mano un Plátano de Canarias.


NOCHEBUENA DE AMOR, NAVIDAD JUBILOSA...
Las muñecas de Famosa se dirigen al Portal
para hacer llegar al Niño su cariño y su amistad.
Y Jesús en el pesebre sonríe porque es alegre.
Nochebuena de amor, Navidad jubilosa:
¡Es el mensaje feliz
de las muñecas Famosa!

Ah, los anuncios de muñecos, animales de peluche y mascotas virtuales, de juguetes para niñas con A... (los juguetes de varones, con tanto misil y vehículo, nunca han sido santo de mi devoción: de hecho, pienso que ¡si yo hubiera nacido varón, habría sido una fille manquée que, aparte de mi actual pasión por las artes creativas, tendría un guardarropa en colores intensos y el cuarto lleno de peluches y muñecos!). Añade que la marca es del País Valencià y que el anuncio es fijo una tradición navideña: razones de más para que se haya hecho un hueco en mi corazón. Lo mismo que dije a propósito de Plátano de Canarias del término filk puede decirse para crossover --que yo encontraría sin embargo por primera vez en la añorada y apasionante revista ¡Dibus! (2000-2015), siendo una preadolescente (aún conservo como oro en paño carpetas y cartapacios repletos de sus páginas de Zona Pokémon, Digimundo y Cómo dibujar Manga, arrancadas de cada número antes de meterlo en el contenedor azul, por una razón)--, pero añadir tantas líneas diferentes de muñecas y peluches al Portal de Belén para adorar al Niño todos juntos podría considerarse el primer crossover de mi vida, que recuerdo de cada Navidades desde la primera infancia, a mediados de los noventa.


SABORES DEL MAR CONGELADOS

Si quieres buen pescado
con toda calidad,
¡pescado congelado
con más comodidad!
¿Que no has ido al mercado?
¡Pescado congelado!
¿Que llegan invitados?
¡Marisco congelado!
Los niños, encantados:
¡calamares congelados!
Productos que no suben
los tienes todo el año:
¡qué gusto, qué bien saben
del mar los congelados!
Sabores del mar congelados. Saber comer, saber vivir. Es un consejo del FROM y la Unión Europea.

Si es un anuncio de un alimento que te encanta desde que tenías dientes de leche, si la melodía y la letra son alegres y en pantalla hay mucha gente feliz, si encima lo apoya un organismo con el peso y el poder de la Unión Europea (cuyos consejos para ahorrar agua, etc. siempre aceptamos como vox Dei)... el resultado es que hoy en día, como joven adulta, aún te sabes toda la canción e incluso la coletilla en prosa.


MIS MICROBABIES

Mis Microbabies
quieren jugar,
que les cuides y les des de comer...
I... I love you!
Mis Microbabies...

Ah, los anuncios de muñecos, animales de peluche y mascotas virtuales, de juguetes para niñas con A... (los juguetes de varones, con tanto misil y vehículo, nunca han sido santo de mi devoción: de hecho, pienso que ¡si yo hubiera nacido varón, habría sido una fille manquée que, aparte de mi actual pasión por las artes creativas, tendría un guardarropa en colores intensos y el cuarto lleno de peluches y muñecos!). Las Shellies (hoy en día conocidas como Chelseas), los Squinkies, las BuvyMamys que ponen e incuban huevos y cantan duetos con sus crías... todo eso aún me conmueve --¡incluso los anuncios de las Glimmies y de las haditas de Magiki hoy en día a los 25 veranos!-- Estos Microbabies eran a la vez bebés y mascotas virtuales, siendo muñequitos electrónicos de unos tres centímetros a los que dabas de comer con sus biberones. El "I... I love you" del anuncio lo decía, mientras la dulce voz femenina de la cantante se daba una pausa, una Microbaby pelirroja de ojos verdes tras recibir su biberón. Cómo no que eran una creación nipona que encarnaba perfectamente la estética kawaii... y no serían las últimas mascotas electrónicas adorables del Imperio del Sol Naciente: hace unos tres años, me cautivaron los Dream Chicks (o Pollitos de Ensueño): suaves y rubios pollitos a tamaño real que caminan, picotean y pían como si fueran de verdad. Awwwww...


NIEVE, CURVAS IMPOSIBLES...

Nieve,
curvas imposibles y una obra sin razón.
Jabones,
una vaca sorda y carteles sin comprensión.
Un superhéroe herido,
rocas en reproducción,
ciclistas que distraigan
y Richard Clayderman en su piano sin controoool...
oh oh oooh oh oh oooh oh oh oooh...
-¿Algo más?
-Sí, una maratón.
Y una maratóóón...
oh oh oooh oh oh oooh oh oh oooh...
Elige el camino difícil.

Aunque este jingle sea mucho más reciente, tengo razones de peso para acordarme de toda la letra y para incluirlo en esta lista. No me puedo creer que esta no fuera la Canción del Verano de aquel año. Y eso que el anuncio tenía tela para dar y tomar: entre la melodía de La Historia Interminable de Limahl y la surrealista ilustración de la letra en pantalla, con por ejemplo los adoquines de una calle transformándose en jabones de colores al darse la vuelta, o una vaca medio sorda que oye con una corneta sostenida por un hada, por no hablar de Richard Clayderman en su piano sin controoool...oh oh oooh oh oh oooh oh oh oooh... Todo un viaje por una ensoñación que Michael Ende, en gloria esté, podría haberse fácilmente sacado del sombrero.

No hay comentarios:

Publicar un comentario